Regresar a la página principal

Álbum de bodas de José Martí y Carmen Zayas-Bazán.

Por Lilibeth Bermúdez y Katia Cárdenas.

El 20 de diciembre de 1877 fue fecha memorable para la pareja de José Martí y Carmen Zayas-Bazán. Ese día, en la Parroquia del Sagrario Metropolitano de México, los jóvenes contrajeron nupcias ante don Ambrosio de Lara, cura interino de esta santa iglesia. Marcado con el número 27, el libro de matrimonios dejó sentada la unión que luego sería festejada en la casa de Manuel Mercado. Al parecer aquí quedó abierto el álbum de bodas, en el que plasmarían sus firmas y dedicatorias los amigos de los contrayentes, sobre todo los de José Martí.

Junto al original del Álbum de bodas de José Martí y Carmen Zayas-Bazán, el Museo Casa Natal recordará la fecha de la boda con la exposición Beso, trabajo, entre sus brazos sueños, que incluye fotografías y documentos relacionados con este momento en la vida del Apóstol. También cantarán al amor de Carmen y Martí el dúo Jade, el quinteto Habaneras y la orquesta de guitarras Sonantas Habaneras.

Tan valioso documento llegó en 1925 al Museo Casa Natal José Martí, donde se conserva el original. Hoy, gracias a Ediciones Boloña, la Oficina del Historiador cuenta con el ejemplar facsimilar del álbum, con nota introductoria del poeta y ensayista Cintio Vitier, Premio Nacional de Literatura, y las fichas bibliográficas de los firmantes. En las páginas de este libro aparecen los parabienes de grandes figuras de la literatura y el periodismo mexicano. Versos de Juan de Dios Peza, bromas de Guillermo Prieto, alusiones de Justo Sierra a la capilla del Sagrario, elogios de Ramón Uriarte, también pueden encontrarse en el Álbum de bodas. Figura aquí una curiosa dedicatoria en nahualt escrita por el español Sánchez Solís. Las presencias cubanas de mayor relevancia son las del "rimador de amores", José Joaquín Palma, que impone su verso patriótico y la de Nicolás Azcárate, presidente del Liceo de Guanabacoa y único autonomista amigo de Martí, quien aprovecha la ocasión para aconsejarle que la divina lumbre del hogar sería muy conveniente para pacificar sus delirios de utopista. Otros muestras de aprecio sobresalen en el álbum como las de Manuel Mercado y su esposa Dolores. En una de las páginas se encuentra la firma del general Miguel García Granados, padre de la Niña de Guatemala.

A pesar de algunas dedicatorias de preciosa escritura, el Álbum de bodas de José Martí y Carmen Zayas-Bazán no deviene antología de valiosa literatura. Cintio Vitier invita a leerlo "como un recuerdo entrañable de familia, como lo habrían hecho ellos en el viaje de regreso". Al morir el Apóstol, su viuda conserva vivo este documento y se lo da a firmar a Aurelia del Castillo, en Camagüey, y a Enrique José Varona, en Nueva York. Refiriéndose a este proceder de Carmen, el intelectual cubano considera: "es esto lo que más me impresionó cuando lo leí. Su fidelidad al álbum es la fidelidad a un recuerdo, que no es otro que el de Martí".

Finaliza el texto con las palabras de Máximo Gómez, a quien Carmen se lo entregó después de terminada la guerra, en marzo de 1899. Entonces, el Generalísimo le escribe: De Carmen su amigo que lo fue también del elegido de su corazón, caído con honor en los campos de batalla, defendiendo de su patria el honor y su bandera.
katia@divulgacion.ohch.cu
prensa@divulgacion.ohch.cu Subir