Regresar a la página principal
Índice

Ética y Liberación: José Martí y el "Hombre Natural

Arturo Andrés Roig

José Martí en su célebre escrito Nuestra América (1891) ha hablado del "hombre natural" al que le concede un poder de irrupción en medio de una sociedad opresora. "Viene el hombre natural indignado y fuerte —dice— y derriba la justicia acumulada en los libros". Trataremos de mostrar que en esta breve afirmación se encuentra resumida, a modo de epítome, la historia de las luchas de los pueblos latinoamericanos por su liberación.

Es importante que recordemos que la posición libertaria de Martí constituye uno de los momentos de un vasto continuado proyecto emancipatorio cuyos orígenes se remontan ya con claridad en nuestras tierras, a las últimas décadas del siglo XVIII. Dentro de este proyecto movilizador de un complejo movimiento revolucionario, se produjeron las Guerras de Independencia que en el Continente se extendieron entre 1808 y 1824 y en el Caribe se prolongaron, con muy diversa suerte, hasta fines del siglo XIX. De ellas salieron organizados los estados independientes que integran a la América Latina actual. Por cierto que este proyecto no fue homogéneo y mostró, al lado de importantes avances, lamentables retrocesos, y caeríamos, además, en un olvido histórico, si no tuviéramos presente que al lado de la "revolución liberal" en la que se concretó hegemónicamente el proyecto emancipatorio, hubo otra revolución, descoyuntada y episódica, de raíz popular. Ha tenido aquel proyecto, por otra parte, aún en momentos de consolidación, un sentido provisorio que impulsó desde el inicio a hablar de la necesidad de una "Segunda Independencia". Esta idea la encontramos ya en los propios escritos de Simón Bolívar, el máximo caudillo de la "Primera Independencia" sudamericana que surgió de aquellas guerras. Se trata, pues, de una tarea permanente que desde el punto de vista de nuestra humanidad no es otra cosa que la que constituimos como sujetos y, en particular, como sujetos de derecho o, si se quiere, enunciado el problema de modo amplio, como constructores de una entidad en la que nuestros pueblos se sientan expresados como agentes históricos.

Pues bien, todo esto nos es posible si no se alcanza una subjetividad. La cuestión es indudablemente compleja y sobre todo discutida en nuestros días en los que se ha llegado a denunciar en medio de posiciones teóricas ultracríticas y nihilistas, "la muerte del sujeto". La vigencia de nuestro proyecto emancipatorio, su fuerte poder de renacimiento, del que no dudamos, nos salva de amparar posiciones doctrinarias de ese tipo que, evidentemente, se encuentran al borde mismo de un suicidio intelectual y moral, por sanamente críticas que pretendan ser.

Ahora bien, regresando a nuestra cuestión, ¿cuál es ese sujeto? Martí lo denominó: "El hombre natural indignado y fuerte". Decíamos que se trata de un epítome, de una categoría, que rige nuestro proceso emancipatorio. Las dificultades que ofrece la expresión "hombre natural" no se nos escapan. Ya dijimos en algunos de nuestros trabajos que no se trata de un regreso al mito del "buen salvaje", por lo mismo que Europa jamás vio en este personaje fantástico un agente histórico y sucede que el "hombre natural" del que habla Martí sí lo es. Con él nos está hablando de un sujeto de derecho, enfrentado a un derecho, el establecido y expresado en los libros, es decir, un derecho, este último, que goza de la fuerza institucional de la letra escrita; se trata, en otras palabras, del destructor de una eticidad que desde su ser "natural" propone una nueva eticidad necesaria para un despliegue de la libertad humana.

Para adentrarnos un poco más en el sentido que pretendemos mostrar, deberemos apoyarnos en la conocida contraposición establecida entre moralidad y eticidad y lo haremos asumiendo la profunda heterodoxia desde la cual se ha desarrollado el proceso emancipatorio latinoamericano. En efecto, el agente de cambio de las sucesivas "morales objetivas" no ha sido un "héroe" capaz de anticipar, gracias a un mítico presentimiento ontológico, una nueva forma ética. Y no ha sido así porque, simplemente, las sucesivas morales objetivas han ido entrando en crisis y entrarán por obra de una subjetividad que cuenta con la energía de un agente histórico y cuya capacidad de cambio le viene, precisamente, de su inserción en el universo conflictivo de una determinada sociedad. El "hombre natural" radicado en el plano de la moralidad, denuncia desde ésta a la "civilización" expresada en la justicia acumulada en los libros y rechaza una "segunda naturaleza" que le es impuesta como el mundo de lo pretendidamente universal.

¿Ignoraba Martí las dificultades que acarrea el hablar de un "hombre natural"? En él, según evidentemente lo entiende, la "naturaleza" es tan sólo un concepto límite con el que no se pretende expresar un tipo de vida exento de mediaciones —y en ese sentido "natural"—, sino un tipo humano para el que la "escritura" del mundo de mediaciones propio de una sociedad injusta, no tiene la fuerza indeleble de códigos declarados por el opresor, precisamente, como "naturales". Y esto sucede muy simplemente porque el "hombre" de Martí no es "natural" en ese sentido ideológico, sino eminentemente histórico, aún cuando no haya alcanzado la plenitud a la que aspira.

El "hombre natural" martiano expresa, con su "indignación y su fuerza", la contraposición entre una ética del poder y una moralidad de la protesta, entre un mundo objetivo construido por los amos y un mundo de la subjetividad popular que tiene como impulso las necesidades indispensables para el cumplimiento de un valor no realizado, en este caso, el de la "vida humana" y su riqueza. Y por cierto que el logro de ese valor no se satisface sino en la medida en que la "necesidad humana" alcance su más elevado objeto que es siempre otro ser humano considerado como fin y no como medio.

Aquel sujeto que es denominado con la expresión "hombre natural" no es, por lo demás, un individuo, sino que expresa o constituye una diversidad de sectores humanos unidos por su condición de explotados y a la vez marginados. Sus símbolos, según nos lo presenta Martí, despiertan todos en nosotros la idea de una humanidad reprimida que se empina, a pesar de eso, en una actitud emergente.

"¿Qué somos?" —se pregunta—. Somos "el potro del llanero", "la sangre cuajada del indio", "el país", "el estandarte de la Virgen de Guadalupe", "las comarcas burdas y singulares de nuestra América", en fin, "el alma de la tierra". La presencia de lo telúrico y de lo sagrado en esta compleja red simbólica que nos ofrece, aproxima al "hombre natural" a la figura de Antígona, ejemplo clásico de una moralidad enfrentada a una eticidad. Pero hay una diferencia, este ser humano, el de Martí, no se resuelve ni reduce a lo telúrico y lo sacro, como raíz oscura que ha de ser apagada y por último asumida por las Leyes del Estado. Se trata, volvemos a decirlo, de un "ser humano natural", hombres y mujeres, que si son "naturales", únicamente lo son por su capacidad de ejercer su modo de historicidad, no son "naturales" sin potencia de historia —como aparecía el "hombre natural" en el discurso europeo colonialista— sino que por ser capaces de irrupción, justamente no son "naturales" en el sentido con el que la cultura griega condenó a Antígona o la cultura europea de la modernidad condenó a nuestra América en el típico discurso opresor.

Frente a aquel haz de símbolos, Martí nos presenta a otro, el de los dominadores, los creadores de un derecho pretendidamente universal, vestidos de "civilización"; ellos son: "el libro importado", "los hábitos monárquicos", "la razón universitaria", "la universidad europea", "los redentores bibliógenos". Conjunto simbólico en el que la mayor fuerza expresiva de las imágenes hacen relación a la escritura, como una técnica de perfeccionamiento del ejercicio del poder. Este se monta sobre la fuerza desnuda, pero se perfecciona en el discurso escrito, en los libros en los que se fija y "acumula" —tal es la expresiva palabra que usa Martí— la "justicia". Contraposición evidente, en este caso, entre el habla coloquial del lenguaje campesino, expresión no perversamente mediatizada de una vida que sentimos como espontánea, frente al metalenguaje de los "redentores bibliógenos", nacidos de los libros y productores de libros con los que pretenden justificar los códigos impuestos a la población americana por quienes han ido heredando el ejercicio de un poder injusto y, con él, la construcción de una eticidad de ese poder, a lo largo de los quinientos años de nuestra actual cultura.

Teniendo en cuenta lo que venimos diciendo no nos cabe duda de que el epítome martiano nos pone frente al problema de las relaciones entre ética y liberación. Lo que se quiere alcanzar no es, evidentemente, ni la clásica libertad entendida como "libertad interior", ni la moderna reducida a "libertad exterior", pero formal. Ni la propuesta de este valor al modo aristotélico, en el sentido de una eleuthería (libertad) que alcanza su plena realización en el mundo absoluto del intelecto, ni la del liberalismo que se cumple en favor de los pocos que sin embargo la declaran universal. Se trata de un acto que alcanza su plenitud en un desligamiento para alcanzar, en otro nivel, un religamiento que haga posible aquel encuentro entre seres humanos, todos respetados como fines. De ahí que cabe hablar más de liberación, en este caso, que de libertad, al modo como en la filosofía clásica los sofistas, los cínicos y los epicúreos, tan despreciados, hablaron de lysis y de apólysis (desatamiento y desligamiento) y no de eleuthería.

La eticidad se presenta de este modo como un mundo objetivo que pretende organizarse sobre universales no ideológicos y, por eso mismo, como un proceso constante de quiebra de los seudo-universales con los que se construyen sus formas opresivas. El "hombre natural" es quien simboliza ese nivel primario de moralidad desde el cual se pone en movimiento el proceso de reformulación de la eticidad, es decir, de liberación.

Dentro de esa posición se entiende en la filosofía latinoamericana actual —aún cuando se lo diga desde diversos planteos teóricos— lo que nuestros antepasados denominaron "Segunda Independencia". Por cierto que no se resuelve en una "emancipación mental" al modo como entendieron aquella tarea los ilustrados fundadores de nuestras repúblicas, los que se movieron con el esquema antinómico de "civilización" o "barbarie". Para estos fundadores la educación adquirió un fuerte sentido constructivista y a la vez se organizó como un sistema represivo que pretendía ordenar las necesidades, creando unas y borrando otras, sobre todo aquellas que eran expresión de la movilización de los sectores dominados.

Para concluir, quisiéramos decir dos cosas acerca de la cuestión de las necesidades, a las que nos hemos referido y meditar, siquiera brevemente, sobre la contraposición "palabra oral" versus "palabra escrita", que surge del célebre texto de Martí que estamos comentando.

La actual "sociedad de consumo" tal como se la vive en los países industriales avanzados o posindustriales, como los llaman otros, ha despertado la idea de que las necesidades son todas "ideológicas". El sistema es quien las crea o reprime según su propia lógica, la del mercado, y las necesidades adquieren, en función de esta visión demoníaca del mundo y de la vida, una movilidad y una inconstancia radicales. Estas serían algunas de las razones que han llevado a hablar de la "muerte del sujeto" sobre el que se han organizado las ciencias del hombre. ¿Cabe, en función de esto, que hablemos de "necesidades humanas" tal como entendemos que está planteado el pensamiento de José Martí? ¿Pueden las necesidades funcionar como un cierto a priori desde el cual se intentaría quebrar las formaciones éticas opresivas y reformular una eticidad de distinto signo?

Digamos que no hay necesidades que no estén mediatizadas culturalmente, lo cual no justifica la inferencia de que toda necesidad sea radicalmente "ideológica". Justamente las hay que poseen o muestran una fuerza capaz de quebrar lo ideológico. Es claro que difícilmente podríamos medir los valores por las necesidades. En efecto, parecería que las preferencias axiológicas serían más bien las que las determinarían. Precisamente, en la manipulación de esas preferencias se monta el proyecto de la llamada "sociedad de consumo". Mas, sucede que hay ciertas necesidades indispensables respecto de valores que no se reducen a preferencias axiológicas manipulables aún cuando pueden mostrar variantes culturales profundas. A ellas precisamente nos hemos referido al hablar del "hombre natural" de Martí y son las que se integran de modo indispensable al valor "vida humana" y constituyen con él un complejo axiológico. Esa sería la raíz de la moralidad primaria a la que nos hemos referido y en donde se gesta aquella moralidad de la protesta impugnadora de toda ética del poder alienante.

Es evidente que el texto martiano está cruzado por las categorías ciudad-campo, las que en el discurso dominador que se impugna son entendidas como equivalentes a las de civilización-barbarie. Pues bien, aquella primera pareja de contrarios tiene peso para Martí, pero de ninguna manera es entendida desde la equiparación señalada, sino desde otra, que nos resulta particularmente interesante, la del lenguaje oral-lenguaje escrito. La valoración del "campo" y con él la de la oralidad, no se encuentran, sin embargo, dentro de los marcos de una literatura idílica. Si la vida campesina es vista como el ámbito del llamado "hombre natural", es porque en ella, la palabra, exenta de las mediaciones de la "civilización", no ejerce una función logocéntrica, al modo como sí lo hace, por el contrario, la palabra escrita mediante la cual el hombre de la ciudad fija las normas de la desigualdad. Si prescindimos del marco histórico en que surge el texto martiano y que explica la fuerza y el sentido de la contraposición ciudad-campo, podríamos decir que hay un nivel más profundo, asimismo presente, de acuerdo con el cual hay una palabra dada fuera del sistema y por eso mismo oral, enfrentada a otra, la escrita, que, por su poder de institucionalización, le otorga al sistema parte de la fuerza que necesita. Y así pues, y ya para concluir, la palabra oral sería, por lo que podríamos considerar como su inmediatez expresiva, la palabra de aquella moralidad primaria y es desde ella que el propio Martí, en cuanto escritor, intenta reconvertir el valor de la palabra escrita en un nivel de eticidad superadora.


Relación de notas.

Arturo Andrés Roig. Ética y Liberación: Josś Martí y el "Hombre Natural"

Fuente: http://www.ensayistas.org/filosofos/argentina/roig/etica/etica18.htm Subir


Índice