Regresar a la página principal
Índice

Todo lo mexicano era bueno, era bello, era noble para aquel hijo de Cuba

Por Nelson Notario Castro

México, DF, Mayo 18 de 2005

La triste noticia había aparecido el 25 de mayo en la primera plana de El Universal, bajo el título "La Revolución de Cuba" e incluía un retrato a plumilla del Héroe Nacional, con el pié "José Martí. Delegado de los revolucionarios cubanos". "Habana. Mayo 23. Un cirujano ha sido enviado a Remanganagua para embalsamar el cadáver de José Martí, y conducirlo a Santiago de Cuba"

La nota, había sido transmitida por la Agencia Cablegráfica Mexicana. La caída en combate del Héroe Nacional de Cuba José Martí, ocurrida en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895, conmovió a la opinión pública de la capital mexicana, que lo supo 6 días después.

"José Martí era entusiasta por México, parecía hijo de nuestro suelo: todo lo mexicano era bueno, era bello, era noble para aquel hijo de Cuba, que había vivido en esta capital en la época de Sebastián Lerdo y que había llevado de aquí, los recuerdos más gratos y más hondos":

En una página interior del diario a propósito de su muerte, y bajo el título de "José Martí, impresiones personales" publicaban el 28 del propio mes, este artículo, supuestamente escrito por el director, Ramón Prida, aunque no aparece el crédito del autor.

"José Martí era un hombre que se hacía querer a los cinco minutos de tratarlo", a pesar de su melancolía, porque "Martí no era feliz ni lo fue nunca, no abrigaba más esperanza ni alimentaba mas ilusión que ver libre a Cuba. Era su ideal más bello, su sueño de oro" precisaba textualmente el articulista.

"Y ha muerto como lo soñaba, como lo deseó siempre, como lo presentía, con el alma llena de fe en una causa a la cual se consagró sin desmayos ni vacilaciones con el pensamiento fijo en un día de victoria, y con los ojos clavados en el pabellón de la estrella solitaria".

Veinte años atrás, el 8 de febrero de 1875, José Martí había llegado por primera vez a México. Era muy joven, y un barco de pasajeros lo traía desde Europa. En España, durante su forzado exilio político realizó importantes estudios. Según analistas de historia y de la figura de José Martí, su estancia continua de menos de dos años en México fue fecunda, tanto para la consolidación de sus ideas y visión de América Latina, como pródiga en amistades y relaciones políticas.

Aquí, Martí recibió y ejerció influencia política. Escribió en los principales periódicos, participó en tertulias literarias, escribió una obra de teatro, y comprendió cabalmente la difícil vecindad de este Nación con la potencia del Norte, describió los peligros y riesgos que entrañaba, y regresó en otras ocasiones, tras sus amigos que no olvidaba.

En parte por esa presencia martiana constante, aún cuando continuó viaje y siguió por el Mundo proclamando verdades para la causa revolucionaria de su Patria, Martí nunca se marchó de México, y eso explica el enorme interés que despertó en México la revolución cubana contra la metrópoli española. He aquí, un seguimiento del periódico El Universal, desde un mes antes de la caída en combate del prócer. Lo transcribimos tal como aparece, sin precisiones históricas o geográficas:

* Jueves 25 de abril: Página 4. Proclama de los revolucionarios cubanos José Martí y Máximo Gómez.
* 2 de mayo. "Llegada de 9 mil hombres. Captura de 15 de la partida de Maceo"
* 3 de mayo. "El desembarco de Máximo Gómez"
* 4 de mayo. Publicada nota fechada en La Habana el 21 de abril, en la que refiere "cadáver de José Maceo"
* 15 de mayo. "Revolución de Cuba. Combate de Dos Caminos.

Y tal vez lo más interesante, es que esta repercusión es tomada de un solo periódico mexicano de la época, entre las decenas de publicaciones existentes en la capital del país, en esos años finales del siglo diecinueve.

En páginas posteriores al 19 de mayo, se refiere el periódico mexicano a la llegada a Cuba del general español Martínez Campos, de sus métodos crueles, de la euforia que provocó en ciertos medios la caída de José Martí, y el golpe que su muerte y la de otros valiosos revolucionarios propinaron.

El Universal tuvo que defenderse cuando lo acusaron de separatista, y el 22 de mayo, toma de un mensaje enviado desde La Habana a un periódico madrileño, detalles de la caída de Flor Crombet.

Tiempos tristes. Pero la lucha continuaría y continúa. Y el sentido martiano de seguir adelante pese a las dificultades, está plasmado en aquel artículo del 28 de mayo de 1895 aparecido en el periódico El Universal de México: "Martí deja en México a numerosísimos amigos que no lo olvidarán nunca, y en la historia de la Revolución de Cuba, deja una huella de luz inmaculada y eterna".

Y así ha sido en las dos aseveraciones que contiene este último párrafo.

Relación de notas.

NOTA: El autor agradece la colaboración de la profesora Teresa García Amaro, en las investigaciones realizadas en la Hemeroteca Nacional de México, perteneciente al Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la Universidad Nacional, UNAM, especialmente para este trabajo de RHC. Subir
Índice